Startup

TERRITORIO START UP

by / 0 Comments / 71 Lecturas / 2 mayo, 2015

Derek Andersen tenía una pequeña start up o empresa de base tecnológica llamada Vaporware labs en un semillero para emprendedores en Sillicon Valey.

Derek Andersen tenía una pequeña start up o empresa de base tecnológica llamada Vaporware labs en un semillero para emprendedores en Sillicon Valey. Se dedicaba al desarrollo de videojuegos y en el año 2010 pensó que sería interesante organizar reuniones con gente del mundillo para compartir ideas, experiencias y problemas. TEXTO D. ESTEBAN

A Derek no le gustaban los eventos a los que acudía por entonces. Estaban masificados, los ponentes peroraban en el escenario y el público juzgaba en silencio desde sus butacas. Así que se decidió a crear algo más familiar, casi como una reunión de amigos donde todos pudieran aportar. De ese modo nació Start Up Grind, una serie de citas en las que se habla sobre emprendimiento tecnológico y que ponen en contacto a personas interesadas en ello. Casi 5 años después Start up Grind es un fenómeno presente en 150 ciudades en 65 países de todo el mundo y uno de los dos únicos eventos globales patrocinados por Google for Entrepeneurs. En España solamente se celebra en Madrid, Barcelona y, aunque parezca increíble, también en Asturias.

El responsable de que esto ocurra se llama Alejandro Orviz tiene 38 años y trabaja en Avilés como jefe de proyecto para la multinacional CSC. Desde hace 16 años está inmerso el mundo de las start ups y los inversores y le fascinó la idea de traer Start Up Grind a su tierra. No fue fácil. Elaboró un proyecto en el que relataba las bondades de Asturias. “Una comunidad que tras la reconversión industrial de los años noventa invirtió mucho en Tecnologías de la Información.”, según señala Orviz. Los atributos de la comunidad no son pocos: La Universidad de Oviedo cuenta con dos Escuelas de Ingeniería Informática, una en la capital y otra en Gijón, dos parques tecnológicos que albergan 237 empresas, el de Llanera y el de Gijón. También hay instituciones públicas y privadas que favorecen el auge de empresas tecnológicas como el Cluster TIC y El Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA). Además, la sede en España del W3C, el consorcio que marca los criterios que debe seguir Internet está en Asturias y el European Centre for Softcomputing, donde trabajan investigadores de todo el mundo tiene su sede en Mieres.

¿Y es Asturias un buen lugar para emprender una start up? Pues según Alejandro Orviz tan buen lugar como cualquier otro porque “es un sector deslocalizado en el que puedes producir en un lugar y vender en el otro extremo del mundo”. Aunque reconoce que una comunidad cercana de creadores y financiadores facilita el trabajo y propicia que surjan más y mejores empresas. “Hay chavales en la región que tienen un gran nivel técnico, pero no saben cómo acercarse a los inversores y conseguir financiación. En Asturias he visto cosas que en otro lugar hubiesen conseguido medio millón de euros. Nuestro objetivo es propiciar esa sinergia.” Start up Grind Asturias celebró su primer evento en Gijón en Octubre de 2014 y los dos siguientes en Noviembre y Diciembre en Oviedo y Avilés. “El balance es fantástico. A pesar de que son eventos de pago (aunque los organizadores no cobran) el éxito de asistencia fue rotundo” reconoce Orviz. La estructura de las reuniones es simple y sigue las ideas participativas de Derek Andersen, que se ha convertido en un personaje totémico, una estrella del emprendimiento. En primer lugar se presenta una start up asturiana: quienes son, qué hacen, cuál ha sido su proceso de creación…etc. A continuación viene la entrevista y las preguntas del público a un invitado consolidado o de referencia. Por Asturias ya han pasado Raúl Matas, cofundador de MyAlert.com; Luis Iván Cuende, autor del libro “Tengo 18 años y ni estudio ni trabajo: ¡Monto empresas y vivo haciendo lo que me gusta!” y Aitor Guevara, fundador de Ducksboard, empresa la cual consiguió vender al gigante estadounidense New Relic por 3,5 millones de euros. Y después, entre pinchos y cañas, para seguir con el registro informal, llega la hora de hacer negocios. Y parce que funciona porque en estos encuentros se ha gestado el contacto entre tres start ups asturianas diferentes con un mismo inversor español para financiar sus proyectos. Todavía no se conocen más detalles porque están en plenas negociaciones.

NeoSenTec, ejemplo de éxito

Un ejemplo de éxito en el panorama tecnológico es Neosentec, que ha recibido el premio a la mejor empresa tecnológica de Asturias en 2014. Se dedica a crear aplicaciones de realidad aumentada. Es decir, herramientas que mediante dispositivos físicos como las Google Glass, audífonos y otros, aportan más información acerca de lo que el usuario tiene frente a sus ojos. Un ejemplo es Guiart experience, el primer proyecto de la empresa que dirigen Pedro Sáez y Carlos González. Se trata de una evolución de las audioguías de los museos, que a través de las Google Glass puede personalizar la visita, orientar a la persona a través de las salas y aportar datos de la obra que está contemplando. Desde Neosentec valoran que el usuario tenga las manos libres, que sus dispositivos se incorporen al cuerpo como un sexto sentido tecnológico. “No nos gustaba lo que había hasta el momento de realidad aumentada para móviles y tabletas porque era intrusivo, no dejaba libertad para maniobrar. Nosotros pretendemos que la tecnología se incorpore lo máximo al cuerpo.” Guiart Experience, en el que también participa la empresa Malvado Sound Lab; puede probarse en el Museo de Bellas Artes de Asturias, que se convirtió así en el primer museo de Europa en utilizar Google Glass en sus itinerarios. Actualmente Neosentec está negociando con varios museos privados de España y Latinoamérica para implantarlo definitivamente. Sería un paso de gigante para esta empresa que tiene su sede en el parque tecnológico de Llanera.

Sin embargo, su proyecto estrella es Lazzus, una voz que cuenta el mundo al oído de los invidentes. Concretamente permite que se orienten por las ciudades y sean más independientes. Ya puede utilizarse en Oviedo desde Noviembre de 2014 y los planes de la compañía pasan por incorporar Madrid y Barcelona a su catálogo de ciudades en el mes de marzo y el resto de capitales españolas a finales de 2015. Cuenta con cinco mil puntos geolocalizados en la capital asturiana, de modo que mientras la persona camina con las gafas de Google puestas, estas le van contando a través del auricular lo que tiene frente a sus ojos: Tiendas, restaurantes, parques, paradas de autobús… todo está recogido en la memoria de Lazzus. Los secretos mejor guardados de sus creadores son dos algoritmos o fórmulas matemáticas que constituyen el ADN de la aplicación. La primera, permite recorrer infinitas bases de datos (Google Maps, Tomtom, Empresas Públicas de Transporte…etc) y extraer los datos más interesantes de cada una. Funciona como una tela de araña y según sus creadores permite tener mapeada cualquier ciudad del mundo en tres horas. La segunda y tal vez la más valiosa es la que permite generar el campo de visión artificial a través de la posición GPS y la brújula. Su cualidad fundamental reside en su simplicidad. Es un algoritmo de complejidad 1, lo que hace que el cálculo que realiza sea más sencillo y por tanto Lazzus funcione de forma fluida y sin cortes. Aunque para las pruebas que se han realizado hasta ahora han utilizado G. Glass, tienen previsto sacar a la venta una versión para móviles y tabletas a demanda de muchos miembros de la ONCE que han participado en las pruebas. Además, en octubre de 2015 saldrá al mercado un hardware diseñado por la propia Neosentec exclusivo para Lazzus similar a un audífono. Este dispositivo es más apropiado que las gafas porque estas tienen elementos que sobran (la pantalla) además de un precio que supera los 1000 euros.

Neosentec es solo un eslabón de una cadena de talento innovador que se forja en la región. Otro ejemplo similar es una aplicación de mensajería instantánea que pretende mejorar lo que ofrece el gigante Whatsapp. Se llama WeHey y ya tiene unas 5000 descargas en Play Store y una valoración de 4 sobre 5.

Su principal novedad es que se puede iniciar una conversación con desconocidos que estén en un lugar próximo sin falta de intercambiar números de teléfono; además de poder hablar con los contactos de la agenda. Esta innovación se puede utilizar para ligar con una vecina, pero tiene un abanico de usos muy amplio: comunicación en congresos o lugares donde participe un número elevado de personas, por ejemplo. Otra de las ventajas de WeHey es que se pueden eliminar las conversaciones definitivamente para que no dejen rastro en ningún móvil, propio o ajeno. Un refuerzo notable en la privacidad, aunque no definitivo porque no acaba con las capturas de pantalla que tantos disgustos han dado.

Ambas son empresas jóvenes y en fase inicial y su objetivo es crecer y asentarse como ha hecho ADN Mobile Solutions, que comenzó como start up en Gijón y ya es un referente. Ha recibido varios premios, financiación pública y privada, ha registrado patentes y ha firmado acuerdos de colaboración con instituciones como la Universidad de Oviedo y la UNED. Un ejemplo de que las ideas brillantes surgidas en territorio start up pueden derivar en empresas sólidas y punteras.

Your Commment

Email (will not be published)